historia de la medicina natural
miel
dietetica, alimentacion biologica
productos sin azucar
jarabes,extractos, comprimidos
productos sin gluten
jalea real, ginseng
productos de perfumeria
volver a inicio

 

LA MIEL

Para muchos, la miel es más que un edulcorante natural. Las numerosas propiedades medicinales que se le atribuyen, tanto ingerida como en aplicación externa, hacen de la miel una dulce medicina. Al igual que los distintos tipos de azúcar, la miel está compuesta principalmente por hidratos de carbono simples, es decir por azúcares. Sin embargo, estos tienen una constitución química diferente a la del azúcar común.

miel romero

La miel se encuentra a mitad de camino entre los alimentos vegetales y animales. Aunque la materia prima con la que se elabora es de origen vegetal ( el néctar de las flores), esta predigerida por unos animales; las abejas.

Producción de la miel

La producción de la miel la realizan las abejas en tres fases.
1. Recolección: Las abejas liban el néctar, sustancia azucarada que exudan las flores y otras partes aéreas de las plantas. En menor proporción, las abejas también liban la mielada, líquido dulce que exudan ciertos insectos que se alimentan de la savia de las plantas.
El néctar de las plantas esta formado por un 10% a 50% de sacarosa y pequeñas cantidades de vitaminas y sales minerales.
Los apicultores poco escrupulosos hacen libar a las abejas líquidos azucarados, con lo que la miel se empobrece en vitaminas y minerales
2. Predigestión: Las abejas almacenan el néctar en un ensanchamiento de su esófago llamado saco de la miel o buche. Allí se mezcla con las enzimas segregadas por las glándulas hipo faríngeas, principalmente la invertasa, que transforma la sacarosa en glucosa y fructosa.
Al llegar a la colmena, las abejas regurgitan el contenido de su buche y lo pasan a otras abejas en cuyo buche continua la predigestión . Después de tres o cuatro transferencias, el néctar predigerido es colocado en celdas.
3. Concentración: El néctar predigerido, recién colocado en las celdas, contiene un 50% de agua. Gracias al calor y a la ventilación de la colmena, el agua el agua se evapora hasta formarse la miel, cuya proporción de agua es del 17% al 20%. Entonces las abejas sellan la celda con cera, para que la miel se conserve.

Procesado de la miel.

miel castaño

Una vez producida la miel por las abejas se la somete a estos procesos:
Extracción de la miel que se encuentra en el panal, que puede hacerse:
Por centrifugación del panal. Es el método ideal, pues no altera las propiedades de la miel.
Por presión, el panal se exprime, generalmente en caliente. De esta forma se obtiene mayor cantidad de miel que por la centrifugación, pero se destruyen las sustancias de acción antisépticas y antibiótica por acción del calor.
Filtrado para eliminar los restos de cera.
Choque térmico, en algunos casos la miel procesada industrialmente se calienta a 80 grados para hacerla más fluida y que no cristalice, con lo que se pierden parte de sus propiedades.

Composición de la miel

La miel es más que azúcar, pues está formada por más de 70 sustancias biológicamente activas, la mayor parte de las cuales proceden del néctar y algunas de las glándulas hipo faríngeas de la abeja, como las enzimas e inhibinas. La composición de la miel es la siguiente:
- Agua : Normalmente es inferior al 20%. La consistencia ideal se obtiene cuando el agua esta entre el 17% y el 18%.
- Hidratos de carbono: Del 80% al 82%, formados por una mezcla de glucosa o dextrosa ( 31%), fructosa o levulosa ( 38%), sacarosa ( 2%) y otros. Tanto la glucosa como la fructosa son azúcares simples ( monosacáridos) que no precisan ser digeridos.
- Glucosa : Al llegar al intestino delgado, pasa a la sangre directamente. Desde ella se distribuyen por todas las células del organismo, donde se oxida o quema produciendo gran cantidad de energía que se almacena en forma de ATP ( adenosín trifosfato). La glucosa precisa de la hormona de la insulina para entrar en las células y ser quemada.
- Fructosa : Su absorción es más lenta que la glucosa. Cuando se toma en grandes cantidades, la fructosa de la miel puede producir malestar abdominal y diarrea en algunas personas, debido a la mala absorción.
- Proteínas : En muy pequeña cantidad, del 0.3% al 1%.
- Minerales : Todos ellos en pequeñas cantidades, como el hierro, fósforo, magnesio, calcio, potasio. Contienen también oligoelementos como el cinc, cobre, y manganeso.
- Vitaminas : Pequeñas cantidades del grupo B ( excepto la B12) y de vitamina C.
- Ácidos orgánicos: Principalmente fórmico, málico, acético, succínico. Proceden del néctar que sirve de materia prima y entre todos alcanzan el 0.3%.
- Enzimas : La más importante es la invertasa que convierte la sacarosa en glucosa y fructosa.
- Inhibinas : Son sustancias termolábiles y fotolábiles ( que se destruyen con el calor y con la luz) que otorgan a la miel capacidad bactericida.
- Otros componentes: Sustancias aromáticas, un principio similar a la acetilcolina, diversas proteínas y aminoácidos, granos de polen y otras muchas aún no bien estudiadas.

Propiedades curativas de la miel.

Teniendo en cuenta la composición de la miel, podemos deducir que:
- Las numerosas sustancias nutritivas y biológicamente activas que contiene la miel, además de los azúcares, que deben actuar de alguna forma en el organismo.
- El hecho de que esas sustancias se encuentren en cantidades pequeñas no es motivo para ignorarlas. Cada vez se están descubriendo nuevos e inesperados efectos beneficiosos de sustancias que se encuentran en muy pequeñas cantidades en los alimentos, como elemento fotoquímicos de las plantas.
Aunque harían falta más investigaciones que lo confirmen, parece pues razonable aceptar que la miel posee propiedades curativas. Así lo sostienen distinguidos médicos, que han comprobado los efectos medicinales de la miel en el ejercicio diario de su profesión.

Indicaciones terapéuticas de la miel.

- Astenia : Tanto de índole física como psíquica, nerviosismo y agotamiento. La glucosa es el principal nutriente para las neuronas. Además, proporciona energía a las células musculares, especialmente si va acompañada de vitaminas y minerales, como ocurre con la miel.
- Insomnio : Dos cucharadas de miel potencian la acción de cualquier infusión sedante. Evita los calambres musculares y facilita un sueño reparador.
- Estados de delgadez.
- Estreñimiento : Por su suave acción laxante, posiblemente debido a una absorción insuficiente de la fructosa.
- Diarreas infecciosas: El consumo de 3 o 4 cucharadas de miel al día, disueltas en agua, contribuye a cortar las diarreas infecciosas típicas de las gastroenteritis causadas por salmonelas. Por su acción antibacteriana, también es efectiva en las colitis infecciosas, habitualmente causadas por la bacteria Escherichia coli.
- Afecciones respiratorias: La miel ejerce una suave acción expectorante y antitusígena. Tomada con regularidad ( 20 – 30 gramos diarios) puede evitar en algunos casos los ataques de asma. Esto atribuido al efecto desensibilizador de los granos del polen que contiene, actuaría como una especie de vacuna.
- Insuficiencia hepática: La insuficiencia hepática debida a la hepatitis, alcoholismo u otras causas. La fructosa de la miel favorece la producción de glucógeno en las células hepáticas, sustancia similar al almidón que actúa como deposito de energía.
- Aplicada directamente sobre la piel: Se usa para favorecer la curación de heridas, úlceras y quemaduras. En gárgaras alivia la irritación de garganta, las amigdalitis y las faringitis.

Tipos de miel


- Miel de azahar: Es la elaborada sobre todo con flores de naranjo. Su sabor es muy fino y su efecto es especialmente sedante.

miel romero

- Miel de brezo: Es la elaborada sobre todo con flores de brezo. Ejerce una acción desinfectante y antiinflamatoria de las vías urinarias. Se usa en caso de cistitis y cálculos urinarios y enfermedades de la próstata.

- Miel de castaño: Es la elaborada sobre todo con flores del castaño. Es muy rica en hierro, aunque su sabor es algo fuerte.

- Miel de encina: Es la elaborada sobre todo con flores de la encina. Algo oscura, pero muy rica en sales minerales.

- Miel de espliego: Es la elaborada sobre todo con flores del espliego. Antiséptica, expectorante y sedante; por lo que se recomienda en caso de bronquitis, catarros de vías respiratorias altas y tos espasmódica de tipo nervioso.

- Miel de eucaliptos: Es la elaborada sobre todo con flores de eucaliptus. Eficaz contra la tos y las enfermedades respiratorias.

- Miel de pino y abeto: Es la elaborada sobre todo con flores de los pinos y abetos. Suele ser oscura. Se recomienda en caso de enfermedades respiratorias.

- Miel de romero: Es la elaborada sobre todo con flores de romero. Tonificante en caso de estrés o agotamiento. Favorece el funcionamiento del hígado.

- Miel de tomillo: Es la elaborada sobre todo con flores del tomillo. Antiséptica, digestiva; por lo que resulta apropiada en casos de gastroenteritis.